Saludo de Fin de Año

21 de Diciembre de 2018

 

Queridas Familias del Richard Anderson;

 Llegaron las vacaciones y con el fin de año llega también el momento de balances. De poder reconocer qué momentos tuvimos en el año de alegrías, preocupaciones, tristezas, pero también de logros, todos ellos parte necesaria de la vida.
Seguramente vendrán a nuestra memoria aquellas personas que nos ayudaron en el momento preciso, con una actitud, una palabra, una ayuda específica.
Es un buen momento para hacer también junto a nuestros hijos un balance de lo que ha sido “su” 2018; qué sueños tenían cuando el mismo comenzó, qué imaginaban, que temores tenían, y ver que sucedió con todo aquello.
Una vez más, estaremos ayudándolos a “mentalizar” sus estados internos (aspecto fundamental de un sano desarrollo emocional y de un mejor autoconocimiento, que es además base de la empatía y de poder reconocer los estados internos de quienes les rodean).
Las vacaciones son un momento ideal para consolidar lazos familiares y permitirnos tener espacios y encuentros de calidad en los cuales se puedan desplegar la escucha activa, la empatía y la comunicación, todos aspectos que contribuyen a forjar una buena autoestima y a que nuestros hijos se sientan comprendidos y apoyados.
Son momentos de ocio, diversión y descanso. También de que los niños y adolescentes tengan espacios de sano “aburrimiento”; y es que solo teniendo estos espacios será posible que aparezca la creatividad.

Se vienen también las Fiestas, que suelen encontrarnos a los adultos cansados, corriendo, y a veces perdiendo de vista lo que es verdaderamente importante.

Es un
buen momento para re plantearnos cuál es el verdadero sentido de las mismas. Tanto para quienes son creyentes como para quienes no lo son, se vuelven momentos movilizadores.
Nos descubrimos envueltos en una carrera consumista que nos agota y nos hace mal.
Porqué no darnos permiso entonces de recordar el verdadero significado de Las Fiestas y de no exigirnos tanto!
Nuestros Hijos necesitan encontrarnos en Paz, percibiendo en nosotros un estado emocional receptivo, en el que juntos podamos AGRADECER todo lo que tenemos; empezando por ellos y todo lo vivido.

No los empachemos con regalos materiales. Démosles y démonos a nosotros mismos el regalo de estar juntos con alegría y agradecimiento.
Ellos seguirán madurando durante las vacaciones y también aprendiendo habilidades.
Desde Nuestro Querido Colegio queremos desearles unas Muy Felices Fiestas, y un 2019 que nos encuentre intentando ser mejores seres humanos cada día.
Permítanos citar a Alejandro de Barbieri para finalizar:
“Brindo porque Papá Noel tenga la delicadeza de no traer todo lo que los niños pidieron. Y para que los adultos tengan la fortaleza de no sentirse mal por no regalarles todo lo que los niños pidan (Empacho No Es Felicidad) El otro regalo es tu presencia disponible”
Reciban un muy cálido saludo,

COLEGIO RICHARD ANDERSON


Volver Atrás