Inicio de clases

03 de Marzo de 2022

Algunos consejos que pueden ser útiles antes de comenzar.

Se acerca el inicio de clases y para enfrentar este evento, que puede coincidir con un cambio de etapa o incluso de colegio, nuestra actitud como adultos referencias es crucial.
 
Nuestros hijos pueden estar nerviosos, expectantes, algunos con temor, otros con mucha ilusión, entre otro montón de sentimientos que se genera inevitablemente en esta transición. Por tal motivo, como padres resulta clave poder organizarse y restaurar rutinas, anticipando y preparándose con tiempo para afrontar con éxito el inicio a clases. A su vez, es importante involucrar a los chicos en las actividades previas, motivándolos, transmitiéndoles seguridad y expectativas positivas para que sea una experiencia vivida con agrado.
 
Desde el Departamento Psicopedagógico, queremos brindarles algunos consejos que pueden resultar útiles para acompañar a nuestros chicos en este proceso.
 
1. Motivar y generar expectativas
 
La actitud positiva de los padres es fundamental, por ello, en los últimos días de vacaciones es importante conversar sobre lo interesante que será el reencuentro con sus amigos, maestras y profesores, los nuevos compañeros que conocerá, las nuevas experiencias de aprendizaje así como las actividades extracurriculares que otra vez podrá realizar.
 
2. Conversar para vencer temores
 
Algunos niños pueden sentir temor, ansiedad e incertidumbre pensando en su primer día. Es importante escucharlos para validar sus sentimientos, ser empáticos, ponernos en su lugar y comprender cómo se sienten. Asimismo, debemos resaltar lo positivo: todo lo que puede divertirse y aprender.
 
3. Organización y anticipación
 
Involucrar a nuestros hijos en la organización de sus pertenencias, por ejemplo: alistar la mochila con los útiles escolares (elegirlos juntos, dándole algunas opciones y generándole la ilusión por utilizarlos), saber qué llevará en la lonchera y, la noche previa juntos, preparar el uniforme y la mochila.    
 
4- Rutinas
 
Introducir, progresivamente, a la rutina que se había flexibilizado por las actividades de verano. Por ejemplo: en los días previos al inicio de clases comenzar a ajustar las horas de descanso, acostumbrarlos a acostarse y levantarse más temprano, siguiendo los hábitos de aseo, vestido y alimentación. Del mismo modo, graduar el uso de la televisión y videojuegos, etc.
 
5- Actividades vinculadas a lo académico
 
Fomentar actividades que pongan en práctica las habilidades y destrezas implicadas en el aprendizaje. Tal vez, mediante juegos, lectura de libros de interés, volviendo a los cuadernos del año pasado, etc.
 
Cada niño, familia, vive y transita el proceso de diferente forma, lo importante es siempre acompañar buscando y diseñando las estrategias más convenientes para cada ocasión. A toda nuestra comunidad educativa, les deseamos un buen inicio y un excelente año.
 
Departamento Psicopedagógico

Volver Atrás